No hay nostalgia como la de antes, por Manel Esteller

Los laboratorios se van poco a poco vaciando de probetas, matraces y pipetas, y llenado de ordenadores, servidores e impresoras 3D

Read the full article here

Related Articles